Ascenso 5D Uruguay: el planeta cambia de dimensión?

Ascenso 5D Uruguay: el planeta cambia de dimensión?

Según muchos exponentes místicos, cabalísticos y esotéricos el planeta está cambiando de dimensión, por lo que también se está produciendo un ascenso 5D Uruguay

El ascenso 5D Uruguay está mimetizado con la elevación de la frecuencia terrestre. Cada vez es más elocuente que todo en esta existencia posee una vibración y que la misma se puede explicar en frecuencias. Estamos en un momento planetario donde, de acuerdo al relato de infinidad de exponentes místicos, pasamos de la tercera dimensión a la quinta dimensión, dejamos atrás el ser humano de carbono para pasar a un ser humano a base de silicio, o mejor dicho, comenzamos a transitar el camino hacia nuestro espíritu o nuestra divinidad.

El ascenso 5D Uruguay, o para ser más precisos del planeta Tierra, implica una expansión mayor de la conciencia que se relaciona con la percepción de que todo forma una unidad y por lo tanto se despliega un sentimiento basal de amor incondicional.

En la tercera dimensión o en la malla 3D estamos inmersos en el mundo del ego, de nuestros intereses primarios, del miedo, del deseo, de los caprichos y orgullos constantes, de las emociones tales como envidia, enojo, resentimiento, ira u odio, separándonos del otro como algo natural. Sin embargo lentamente algunos seres humanos comienzan a vivir «un despertar», un plano diferente de autoconciencia, de empuje cósmico vital y de transformación interior que nos llena de plenitud tras entender nuestros conflictos como una extensión de nosotros mismos.

De esa manera, como una extensión de sí mismo, se formó el universo. Algo de ello explica el breve libro La enfermedad de los ángeles caídos y los caminos del alma. De acuerdo a diversos relatos místicos el velo de la tercera dimensión comienza a desaparecer y nuestra mirada se enfoca en nosotros mismos, siendo capaces de comprender nuestros estados de angustia y vacío como parte de un plan divino que nos conecta con el espíritu que somos.

Ese estado de nueva conciencia implica un desarrollo personal, seguir un camino hacia la luz y el amor pleno. No todos los seres humanos sentirán este despertar. Es el instante bíblico de la separación de la paja del trigo. Hay seres humanos que permanecerán en la tercera dimensión y recorrerán un camino diferente. Pero otros tendrán mayor conciencia cósmica y lentamente empezarán a elevarse en la escalera de ascensión planetaria a la que todos podremos tener acceso si así nos predisponemos.

Hay síntomas 5D?

Muchos nos preguntan cuáles son los síntomas de la quinta dimensión o al menos de aquellos que están saliendo de la tercera. Lo primero es la plena consciencia de que la realidad es un reflejo de nosotros mismos; dejamos de esperar ganar el 5 de Oro para transitar un camino de plenitud, de sensación de alegría constante. Es cierto que en un principio podremos estar confundidos, angustiados, con dolores articulares o incluso renunciando o perdiendo trabajos de buen rendimiento económico. Pero en el fondo sabemos que esa confusión, que esa angustia, que esos dolores o que esa pérdida laboral forman parte de un plan mayor a nosotros mismos.

Al instante que empezamos a percibir la realidad diferente podremos dar un paso gigante hacia conectarnos con las frecuencias más altas. Podemos aprender sobre alimentación consciente y no basada solamente en sabores, podemos iniciar cursos sobre espiritualidad o sobre terapias alternativas, ver vídeos en Youtube de cabalistas, esoteristas, astrólogos, canalizadores o místicos; podremos sentir una necesidad mayor de conectarnos con la naturaleza, de conocer nuevos lugares o incluso de realizar baños de bosques, de llevarnos mejor con animales y mascotas, de disfrutar del canto de los pájaros o de querer mudarse al campo o cerca de la playa.

Pero fundamentalmente el despertar implica el dejar de quejarse, el dejar de inclinarse a entender que la realidad no me otorga lo que quiero para tomar consciencia que «yo soy» la realidad.

Lo que tenemos que entender cabalmente es que este proceso de ascenso 5d Uruguay o planetario se va a producir a pesar de que uno quiera o no. Es el planeta Tierra quien está elevando su frecuencia y somos nosotros los que comenzamos a calibrar con ella, algunos más u otros menos. Algunos ya están viviendo en la quinta dimensión, en la sensación de amor pleno e incondicional. Existen muchos iniciados que ya están en esa frecuencia vibratoria y sirven como masa crítica para que otros continúen el ascenso.

Otros por su parte prefieren mantenerse en la tercera dimensión, guardando para sí los intereses de sus egos y satisfaciendo todo el tiempo sus más profundos caprichos. Obviamente que allí constantemente se manifiesta el vacío porque nada llena al ego que siempre quiere más, esa es su naturaleza.

En la quinta dimensión comprendemos que el ego es el envase que necesitamos para separarnos del resto y por lo tanto en el ascenso 5D lentamente debemos sanar sus heridas y desprendernos de él hasta adquirir la consciencia de la unidad divina. Recordemos que según Bach la enfermedad surge de un conflicto entre nuestro ego y nuestra alma.

Muchos uruguayos están transitando ese camino del despertar, algunos sin saberlo, otros de forma consciente. Estamos frente a un momento planetario de mucho crecimiento interior. Es un regalo vivir este pasaje terrestre, lo sepamos o no. Es cierto que el ascenso puede conllevar a remover muchas angustias, muchas oscuridades interiores, pero el trayecto va claramente dirigido hacia la luz y el amor.

En este ascenso 5D Uruguay muchos uruguayos que vibran en esta frecuencia comenzarán a conocerse, a intercambiar sensaciones y actividades. Empezaremos a conocer lugares que no sabíamos que existían, como el Cerro Lagunitas y las Cuevas Malas en Maldonado, celebraremos encuentros místicos y compartiremos experiencias alternativas al sistema 3D, ya sea en salud, arte o alimentación, activaremos nodos terrestres, y en la medida que el tiempo avance los encuentros se multiplicarán naturalmente, sintiéndonos uno en el todo.

De aquí al 2027 muchos serán los uruguayos que se despierten al nuevo camino, muchos de nosotros comenzaremos a dejar atrás los intereses del ego, esos mismos que nos vuelven prisioneros de la insatisfacción y nos daremos la oportunidad de vislumbrar la plenitud divina, el encuentro con nuestro propio espíritu, en un acto consciente de amor y luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *