Beneficios de la sandía

Los beneficios de la sandía son imponentes si se consume con frecuencia. En estos momentos la sandía en Uruguay está en plena estación y es ideal para consumir todos los días.

Nadie puede negar el sabor espectacular del corazón de la sandía. Sin dudas lo más rico de este fruto formidable. Es cierto que a la hora de comerla las semillas nos desaniman, pero no perdamos la paciencia y no dejemos de comer un antioxidante natural de excelente calidad.

Además en estos momentos ayuda el costo. La sandía no es de los frutos más caros en las ferias o en los supermercados. Aprovechemos a alimentarnos de ella y también a refrescarnos.

Para aquellos que se guían por las calorías de un alimento, hecho que ya está pasando de moda, la sandía es un producto ideal para cualquier dieta. Una taza de sandía nos aportaría unas 4o calorías. Es cierto que muchos médicos desaconsejan su consumo para las personas que sufren diabetes, pero también es cierto que su cantidad calórica no es demasiado alta ya que se compone de un 92 % de agua.

El consumo de este fruto nos proporcionará buenas dosis de vitamina A y vitamina C, y de interesantes dosis de hierro y de calcio.

La sandía, ya sea roja o amarilla, también posee en pequeñas cantidades niacina, riboflavina, tiamina, vitamina B-6, ácido fólico, ácido pantoténico, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, zinc, cobre, selenio, colina, y betaína.

Muchos beneficios nos aporta la sandía

Muchos beneficios nos aporta la sandía

Hay diversos estudios que señalan que las propiedades de la sandía son sumamente beneficiosas para nuestra salud.

Algunas personas nos han consultado si la sandía engorda. Ya dijimos anteriormente que la mayor parte de la composición de este fruto es agua y por lo tanto su consumo es un aliado en dietas para bajar de peso.

Otro de los beneficios de la sandía está relacionado con prevenir enfermedades del corazón. Según una investigación de la American Journal of Hypertension la sandía, y fundamentalmente uno de sus compuestos, el licopeno, ayudaría a reducir la presión arterial.

Otro de los componentes de la sandía es L-citrulina. De acuerdo a diversas investigaciones este aminoácido colabora en la disminución del dolor muscular y en la recuperación tras intensas actividades físicas.

Un componente maravilloso de la sandía, aunque no en grandes cantidades, es el glutation. El glutation es una proteína determinante para impulsar las sustancias antioxidantes en nuestro organismo. Ya abordaremos en otra publicación los beneficios del glutation. Pero en este caso de la sandía en particular, esta proteína nos brinda un soporte importante de las defensas del cuerpo y es apropiado para problemas relacionados con nuestro sistema inmunológico. La sandía en ese sentido puede aportar una ayuda en problemas de piel y de energía, así como también en la prevención de enfermedades más graves como el cáncer.

Algunos estudios han vinculado una prevención de cáncer de próstata con el consumo de licopeno, presente en las sandías.

Como hemos señalado en el libro Manual Detox Extensivo o en otras publicaciones de nuestro sitio, las frutas poseen una carga magnética y deben comerse sin mezclarse con otros alimentos. La sandía en ayunas es excelente, o en todo caso entre comidas es una muy buena aliada para aliviar el estreñimiento.

En verano hay que consumirla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *