¿Qué son los biocircuitos de Eeman?

Biocircuitos de Eeman: ¿qué son?

Los biocircuitos de Eeman que surgen luego de la Primera Guerra Mundial han demostrado efectividad en varias dolencias, a partir del principio del flujo de energía que fluye en los humanos.

 

 

Según Eeman “cuando las reservas de energía están bajas, los seres vivos de manera inconsciente conectan sus polos opuestos, de manera muy similar a como uno neutraliza el efecto de un imán en forma de herradura al enlazar sus dos polos mediante la armadura”.

En ese sentido la gran conclusión a la que llega Eeman es que “los seres humanos irradian energía (no solo la muscular), y esta energía irradia con mayor potencia o se acumula sin demora en áreas específicas del organismo. Estos sitios pueden enlazarse entre sí para crear un circuito que incremente los procesos de recuperación y produzca un flujo de energía. Esta energía es la energía vital. Es en sí la fuerza que cura”.

Sobre el principio que en nuestro organismo fluye energía, y que esta además cuando fluye correctamente colabora en el proceso de sanación individual, Eeman creó un biocircuito que optimiza nuestro campo energético, logrando en principio una profunda relajación.

Lo primero que tuvo que identificar fue un elemento conductor de esa energía. Allí dispuso que el metal ideal para que la energía fluya correctamente es el cobre (también se demostró que otro material puede ser la seda).

Lo segundo que identificó fue las zonas del cuerpo dónde colocar el cobre. Las manos y los pies son claves, como también nuestra columna. En la base de la espalda y en la cabeza van dos placas de cobre. De cada placa sale un cable de cobre que se une a un tubo de cobre para sujetar en cada mano. Debido a la polaridad, las personas deben unir con un cable de cobre la placa que se ubica en la zona baja de la espada a su mano izquierda, y la placa que se encuentra en la cabeza, a su mano derecha.

Biorcuitos de Eeman: el cobre es un gran conductor de nuestra energía vital

Biorcuitos de Eeman: el cobre es gran conductor de nuestra energía vital

¿Cuáles son los beneficios de los biorcuitos de Eeman?

Los principales beneficios de los biorcuitos de Eeman son los siguientes:

  • equilibrio general
  • relajación profunda
  • alivio del estrés general
  • reducen la fatiga y el agotamiento mental
  • armonizan el organismo
  • reducen o eliminan el insomnio
  • eliminan la tensión corporal
  • ayudan en el cansancio que provoca un viaje en avión
  • favorecen la sanación de las dolencias crónicas
  • incrementan la energía sutil
  • ayudan en terapia, ya que contribuye a procesar y liberar emociones ocultas
  • mayor sensibilidad al entorno
  • puede incrementar habilidades psíquicas propias de cada individuo

Los biocircuitos de Eeman no han tenido mucha difusión académica, pero las investigaciones que llevó a cabo desde el fin de la Primera Guerra Mundial, han brindado infinidad de evidencias de su efectividad.

Los biocircuitos de Eeman no presentan efectos secundarios negativos y ayudan a las personas a incrementar su flujo de energía, armonizar sus desequilibrios, mejorar las funciones del sistema nervioso central, aliviar el estrés, el cansancio y la debilidad general, y generar un bienestar del organismo a partir de un método sencillo y de materiales de bajo costo.

 

 

Compartir SaludShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *