Datos sobre salud

Datos alarmantes en salud

Hay datos médicos curiosos en este nuevo milenio.

Hemos desarrollado una revolución tecnológica sin precedentes en la historia de la humanidad y actualmente contamos con recursos casi ilimitados para el desarrollo de la medicina. En los países desarrollados la esperanza de vida aumentó considerablemente en el siglo XX gracias al descubrimiento del antibiótico.

Datos médicos

El antibiótico salvó millones de vidas

Antes de la aparición del antibiótico en varios países de Europa y de América Latina, caso de Uruguay por ejemplo, de cada diez niños que nacían cinco no llegaban a los diez años. La ventaja de este medicamento ha sido superlativa para la sobrevida de millones y millones de personas.

Pero el avance de la medicina en otras áreas también ha permitido que la esperanza de vida mejore en el corto plazo. Niños nacidos en el 2015 tendrán en promedio seis años más de vida que los niños nacidos en 1990. Es un dato sumamente alentador.

La pregunta que debemos hacernos tiene que ver con lo que no podemos ver. ¿Cuánto más podríamos vivir si cuidáramos mejor nuestra salud? Y más allá de la cantidad de años, ¿qué pasa con la calidad de vida?

Si tomamos en cuenta datos recientes de la Organización Mundial de la Salud la principal causa de muerte en el mundo es la cardiopatía isquémica. Le siguen de cerca las infecciones de las vías respiratorias inferiores y los accidentes vasculares cerebrales. Más abajo en la lista pero no menos importantes aparecen enfermedades como cáncer, diabetes y cirrosis.

El elemento que brindan estas estadísticas es fundamental. La mayoría de las enfermedades que provocan la muerte de las personas en este siglo no son infecciosas, es decir son “no transmisibles”. Un infarto y el cáncer no se contagian.

Es la gran diferencia que tenemos con la muerte antes de la aparición del antibiótico. La mayoría de los fallecimientos prematuros antes del siglo XX tenían que ver con enfermedades infecciosas. El antibiótico llegó para resolver ese problema y sus logros son notables.

Pero hay algo que no estamos haciendo muy bien cuando en pleno siglo XXI las causas de muerte prematura tienen que ver con las cardiopatías o el cáncer.

Info salud

Estadísticas preocupantes en salud

La clave está en la alimentación. Lo que comemos todos los días, aquello que introducimos a nuestro organismo por necesidad o placer, es lo que nos define en el corto, mediano y largo plazo.

Según la OMS nuestros hijos son cada vez más gordos. En el 2012 44 millones de niños tenían sobrepeso u obesidad, mientras que en 1990 la cifra descendía a 31 millones. ¡¡¡Esto solamente si tomamos en cuenta los menores de cinco años!!!

Según el organismo internacional de la salud “la obesidad en la infancia se asocia a una amplia gama de complicaciones graves y a un aumento del riesgo de enfermedades prematuras”.

Niños con exceso de colesterol, alergias, problemas respiratorios, estreñimiento o colon irritable, catarros, gripes, descenso en el rendimiento escolar, ansiedad, depresión y hasta estrés, son solo algunas evidencias de hacia dónde va nuestra salud.

¿Qué pasará con esos niños cuando tengan 50, 60 o 70 años? Con ese cúmulo de síntomas tendrán que recurrir cada vez más a medicamentos uno sobre otro para poder subsistir.

¿Cuando eras un niño con qué te alimentabas? ¿Y ahora que eres adulto?

En la mayoría de los casos (no se puede decir en todos los casos porque hay factores genéticos y ambientales que inciden) lo que comemos y la combinación de lo que comemos van a delimitar nuestro cuadro de salud por el resto de nuestros días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *