¿Cómo funcionan las Flores de Bach?

Funcionamiento de las Flores de Bach

¿Cómo funcionan las Flores de Bach?

 

“A través de su alta vibración, determinadas flores, arbustos y árboles silvestres de un orden superior, tienen el poder de aumentar nuestras vibraciones humanas y dejar expeditos  nuestros canales a los mensajes de nuestro Yo espiritual, inundar nuestra personalidad con las virtudes que nos son necesarias y de este modo lavar los defectos (de carácter) que causan nuestros males. Como la buena música u otras cosas grandiosas, capaces de inspirarnos, están en condiciones de elevar nuestra personalidad y acercarnos más a nuestra alma. De este modo nos brindan paz y nos liberan de nuestros padecimientos. No curan atacando directamente la enfermedad, sino invadiendo nuestro cuerpo con las bellas vibraciones de nuestro Yo Superior, ante cuya presencia la enfermedad se derrite como nieve al sol”, nos explica Edward Bach.

Y lo sigue haciendo: “no hay una auténtica curación sin un cambio en la orientación de vida, sin paz en el alma y la sensación interior de felicidad”.

Alta vibración energética

Alta vibración energética

Las flores nos conectan con nuestra alma, con la energía de nuestro espíritu, la cual al encontrarse bloqueada no fluye con normalidad (aunque en estos tiempos lo “normal” es que no fluya).

¿Por qué?

El alma nos trae el mensaje de nuestra vida, de nuestra misión, nos indica nuestro camino. Si la personalidad genera una brecha con ese mensaje que la trasciende, que va más allá de ella, es cuando se bloquean los canales de energía. El conflicto es entre el “dictado” del alma y los intereses de la personalidad, el cual se manifiesta en la enfermedad; primero afectando nuestro plano emocional, generando miedos, inseguridades, bronca, ansiedad, etc; y segundo afectando nuestro plano físico, con la aparición de cualquier patología (desde alergias hasta cáncer).

Lo que hacen las Flores de Bach es acortar y eliminar la brecha entre el alma y la personalidad (movilizando nuestras emociones), y por ello, “la enfermedad se derrite como nieve al sol”.

Pero no es tan fácil, perdón, depende del caso. No obstante (la mayoría de las veces), el tratamiento floral requiere de tiempo, de esfuerzo personal y de un deseo profundo para querer sanar; sin obviar, claro está, el arte del terapeuta, que importa, y por cierto, que importa mucho.

Si deseas más información sobre las Flores de Bach te recomendamos la lectura del Diccionario Completo.

Compartir SaludShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *