Ingerir lácteos

Peligros de los lácteos

Calcio en frutas y verduras

Peligros de los lácteos

 

Muchas personas han cobrado consciencia de los peligros de los lácteos animales. Por ello compartimos con ustedes fragmentos del Manual Detox Extensivo donde se refiere a los riesgos de los productos lácteos.

¿POR QUÉ EVITAR LOS PRODUCTOS LÁCTEOS?

Cuando hacemos mención a los productos lácteos es a todos los productos lácteos animales, es decir procedentes de la vaca, cabra o de cualquier otro animal. Nos referimos a leche, queso, mantequilla, y todos sus derivados. El helado por ejemplo totalmente descartado o una picada con quesos duros.

Te hacen daño.

La única leche animal que sí debe consumirse es la de la madre. Un recién nacido debe consumir la leche de su madre todo el tiempo que pueda porque allí están los nutrientes equilibrados para esa persona que recién llega al mundo.

Sin embargo en todos los mamíferos existe el destete. ¿O alguna vez pudiste ver una vaca tomando leche de otra? ¿Una cabra quizás? ¿Qué mamífero adulto consume leche de forma natural? Ninguno. Pero hay uno que insiste en consumirla todo el tiempo: el hombre.

Nos empecinamos en consumir un producto que está diseñado para un estómago con cuatro subcámaras. Muchos hablan que una vaca posee cuatro estómagos. Técnicamente es uno solo, pero tiene cuatro subestómagos. Una vaca puede pesar media tonelada y para eso genera su alimento. Un ternero tiene que sextuplicar el peso normal de una persona promedio. Nos empecinamos en alimentarnos con leche que cuenta con los nutrientes para hacer crecer un animal seis veces más que un hombre.

Dejando de lado los aspectos económicos donde existe un mercado de miles de millones de dólares en los productos lácteos, ¿por qué la medicina tradicional tiene tan en alto el consumo de la leche y la recomienda con insistencia? El argumento principal es el calcio. Según los médicos el calcio es un mineral fundamental para el organismo, y lo es ciertamente. El magnesio es mucho más importante y no se le da tanta trascendencia. O sea, el calcio es un caso de “explicación recurrente” para resolver problemas óseos debido a que es un mineral abundante en nuestro cuerpo. Pues esa explicación es errónea.

Supongamos que el consumo abundante de calcio sea clave, ¿de dónde lo consigue la vaca? ¿De otra leche? No. Lo obtiene de los vegetales. Allí hay en abundancia, es más fácil de digerir y además, lo más importante, es más fácil de asimilar.

El calcio de la leche de vaca es muy difícil que pueda asimilarse en el organismo humano. En comparación con la leche humana, hay un desequilibro evidente entre el calcio y el fósforo en la leche de vaca. Por lo tanto al ser consumida por personas el organismo necesita más calcio para poder fijarlo en los huesos, ¿y de dónde lo obtiene? De los propios huesos. Por eso cada vez más se ve en la población mundial un descenso del calcio o debilitamiento de los huesos. En esos casos la medicina moderna indica aumentar el consumo de lácteos que son la causa principal del problema del calcio. En China en algunos lugares fueron sustituyendo la leche de soja por la leche de vaca. El resultado no se hizo esperar, aumentó la osteoporosis.

La leche de vaca posee una proteína que se llama caseína. El 80 % de la población mundial es alérgica en mayor o menor grado a la caseína. Algo similar ocurre con la lactosa. Se necesitan generar enzimas específicas para digerirla cuando se es adulto. Algunos pueblos las han desarrollado, como por ejemplo en el desierto del Sahara los bereberes consumen leche de camello y cuentan con enzimas para digerirla. Pero son casos excepcionales.

El consumo continuo de la leche de vaca y de sus derivados genera grandes trastornos para la salud. Ese alimento diseñado para un animal de 500 kilos ingresa al organismo humano adulto cuando no lo necesita y hace estragos. Diversas investigaciones han asociado el consumo de lácteos con asma, psoriasis, artritis, colon irritable, hinchazón, alergias, sobrepeso, acné, faringitis, gastritis, acidez, cálculos renales, mucosidad excesiva, problemas del corazón, letargo, cansancio, depresión.

Los productos lácteos animales están prohibidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *