Sana tu Cuerpo de Louise Hay

Sana tu Cuerpo de Louise Hay

Sana tu Cuerpo de Louise Hay es un pequeño libro lleno de ternura y hoy pretendemos compartir con ustedes algunos de sus conceptos más importantes para brindarle un modesto homenaje a su autora, quien falleciera el pasado 30 de agosto a sus 90 años de edad.

 

 

Sana tu Cuerpo de Louise Hay es un libro de referencia para muchas personas y también para muchos sanadores. Se escribió en la década del 80 y tuvo su esplendor en los 90.

El concepto más trascendente de este pequeño libro de 80 carillas es enseñarnos que muchos de nuestros problemas físicos o enfermedades radican en causas mentales. Quizás el término mental no sea el más apropiado. Tal vez el término más conveniente sea “emocional”. En ese sentido es clara la coincidencia entre lo que propone Louis Hay y los florales de Bach.
Queremos recordar el libro Sana tu Cuerpo de Louise Hay ya que el 30 de agosto pasado falleció su autora y sin dudas es importante para nosotros brindarle este simple homenaje a una mujer que fue referente de sanación de miles de personas en todo el mundo.

En la solapa del libro se sostiene que “cuando la desesperanza, el resentimiento y la falta de amor a nosotros mismos explican el origen de muchas de nuestras dolencias, encontramos en Louis Hay una voz que nos propone abordarlas desde otra modalidad del pensamiento: aquélla que, sin vanidad o arrogancia, nos estimula a amarnos y aceptarnos tal como somos aquí ahora”. Según la autora “cuando este acto de autoaceptación tiene lugar, ocurre un pequeño milagro: la energía largamente derrochada en la desesperación se consagra ahora a sanar nuestras afecciones, a atemperar sus síntomas”.

Miles de testimonios han acompasado este “programa o reprograma de sanación”. De alguna forma Sana tu Cuerpo de Louise Hay nos otorga nuevos códigos mentales para aplicar en nuestro potencial de sanación.

Por ejemplo un dolor de cabeza o migraña se corresponde a un sentimiento de invalidación de uno mismo, acompañado de una fuerte autocrítica. Para romper con ese esquema emocional o mental que nos lleva al dolor, Hay propone un nuevo programa de pensamiento que contrarresta el anterior: “Me amo y me apruebo. Con los ojos del amor me veo a mí misma y todo lo que hago. Estoy a salvo”.

Cuando la mente desarrolla ese concepto y el cuerpo lo logra asimilar, la sanación o desaparición de síntomas es casi milagrosa.

Simplemente con este breve artículo de Sana tu Cuerpo de Louise Hay, pretendimos, como dijimos, brindarle un modesto homenaje a una persona espiritual y humanamente riquísima.

Gracias por tanto!!!

 

Compartir SaludShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *