Solanáceas: precauciones

Hay una variedad enorme de alimentos del grupo de las solanáceas. Pero los más consumidos son cinco: las papas, los tomates, las berenjenas, los pimientos y el tabaco.

Son alimentos que tienen muchos alcaloides. Los alcaloides son utilizados en farmacología y en medicina como analgésicos, anestésicos, hipnóticos, cardiotónicos, hipotensores y tranquilizantes. También muchos de ellos tienen efectos alucinógenos. En comunidades indígenas eran y son muy utilizados para comunicarse con el más allá o con sus antepasados.

En buen romance significa que estos alimentos tienen sustancias que en grandes dosis pueden resultar muy tóxicas y venenosas. La cáscara de la papa posee solanina en abundancia como también la berenjena.

Las papas son solanáceas

Las papas son solanáceas

El problema de estos alimentos es que obtienen calcio de los huesos y lo colocan en las articulaciones, riñones y arterias. Eso genera en el largo plazo y sin dudas artritis, cálculos, problemas cardiovasculares, presión arterial elevada, lupus, cáncer, etc.

Como las solanáceas obtienen mucho calcio son aliadas de los productos lácteos. Tomate y queso casi siempre van juntos por ejemplo.

También las solanáceas son alcalinas y acompañan bien a los productos ácidos como las carnes o a los alcoholes. Por eso es normal ver hamburguesas con papas fritas y tomate, carne o pollo con papas al horno, tortilla de papa con chorizo, pescado con papas al natural, whisky o cerveza con cigarrillos, etc.

En el largo plazo esas combinaciones son letales y por lo tanto no recomendamos su consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *