Terapia de vidas pasadas: un ejemplo diferente

Terapia de vidas pasadas: un ejemplo diferente e impactante!

La terapia de vidas pasadas cobró un giro singular con el surgimiento de los libros del doctor Brian Weiss, como es el caso de Muchas Vidas Muchos Maestros. En este artículo pretendemos transcribir una sesión de una regresión para comprender en qué consiste el procedimiento.

 

 

La terapia de vidas pasadas tiene como objetivo la sanación del alma. Ya hemos mencionado las enfermedades kármicas o álmicas, las cuales se producen en vidas pasadas cuando el alma no ha logrado resolver alguna situación traumática, manteniendo dicho trauma en la vida presente y generando enfermedades específicas o distorsiones en el cuerpo mental y emocional.

El doctor Brian Weiss ha demostrado la efectividad de la terapia de vidas pasadas en resolver diversas problemáticas en personas que se sienten estancadas o bloqueadas.

Más allá de entrar en detalles sobre aspectos del alma, hoy queremos compartir una sesión de terapias de vidas pasadas realizada por una terapeuta uruguaya con un paciente singular.

En la mayoría de los casos, la terapia de vidas pasadas se circunscribe a vidas anteriores comunes en este mundo, donde la persona reconoce haber vivido por ejemplo en Egipto, Roma, etc.

Pero en esta sesión la situación fue diferente y la terapeuta reconoció que jamás había experimentado una regresión de esta naturaleza, lo que evidencia que el alma del “paciente” es muy antigua y que podría ser de otro planeta o extraterrestre. Durante toda la sesión dijo ser hijo del sol.

 

Transcripción de lo grabado en la sesión de terapia de vidas pasadas:

 

Aclaramos que T significa terapeuta y P paciente.

T: encontrá una posición cómoda… contactá con tu cuerpo apoyado en el sillón… Ahora quiero sientas ese dolor en la espalda (el paciente llegó a la consulta con un fuerte dolor en una zona de la espalda)… Sentí el dolor en la espalda. Sentí ese dolor y cuando sientas ese dolor yo voy a contar hasta tres y vas a estar en una escena, en la escena donde se provoca el dolor… 1, 2, 3… ¿dónde estás? ¿Qué está pasando?

P: no veo nada aún.

T: sentí el dolor y poco a poco vas a visualizar la escena de por qué ese dolor está siendo provocado. ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando siente ese dolor?

P: (en este momento el paciente se estremece y retuerce por el dolor) ahora veo… veo como una vincha de oro.

T: ¿vos tenés puesta una vincha de oro?

P: sí… tengo una túnica…

T: ¿qué está pasando?

P: estoy en el piso bañado en sangre, lleno de sangre…

T: seguí… seguí.

P: me veo desde arriba ahora, estoy tirado en un piso de piedra en un charco de sangre… tengo un puñal en la espalda y estoy en el piso doblado por encima del charco de sangre con la vincha de oro…

T: yo voy a contar hasta tres y tu vas a ir, por doloroso que sea, a las escenas anteriores a que eso pase para ayudar a entender qué pasó en esa historia… 1, 2, 3… ¿dónde estás?

P: veo una escalera… aparece una imagen de mi novia, la veo con un collar de piedras, con una túnica y un brazalete dorado…

T: ¿qué hace cuando te ve?

P: se sorprende…

T: ¿ya estás herido de muerte?

P: no, estoy subiendo la escalera.

T: subís la escalera y ella dónde está.

P: a mi costado derecho, hay más gente en el lugar…

T: ¿de qué se sorprende tu novia?

P: de que me apuñalen… veo una cosa re oscura, ¡es un alma oscura!… es como un ser negro, no es una persona, es un ser de energía negra… ¡Pah! Bien negra…

T: ¿la ves adentro de algún cuerpo?

P: no, veo la energía negra, bien negra, hay mucha gente cuando me apuñala, yo no lo veo cuando lo hace, veo a mi novia a mi derecha y ella abre la boca de sorpresa.

T: ¿cuál es el momento más terrible de todo eso?

P: …siento traición…

T: sentí el puñal cuando te lo clavan en la espalda, ¿lo sentís? Sentí el puñal, sentí el puñal. ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando sentís el puñal en la espalda?

P: siento el dolor… pero no veo la imagen…

T: ¿qué le pasa a tu cuerpo?

P: se rompe los músculos… sangra, sangra, sangra, se endurece, queda duro, el corazón se acelera, bombea más sangre y se va toda por el agujero, mis pulmones pierden aire, me ahogo, no puedo respirar y caigo, caigo en el piso doblado, todavía tengo el dolor, veo un charco de sangre, tengo la imagen de mi novia a mi derecha con la boca abierta…

T: ¿qué es lo último que alcanza a pensar tu cerebro en ese momento?

P: traición, traición, traición.

T: ¿y todo esto qué te hace hacer en tu vida actual?

P: no creer, no creer…

T: ¿qué te impide hacer en tu vida?

P: crecer, ser hombre, amar, ser un ser de luz, ser un maestro…

T: quiero que mires tu cuerpo desde arriba y veas que esa historia terminó. ¿Ves tu cuerpo desde arriba?

P: sí.

T: ¿ves que ese cuerpo se murió?

P: sí.

T: y con él se murieron todas esas sensaciones, de dolor en la espalda, de sangrado, del ahogo… con ese cuerpo se murieron todas esas sensaciones para siempre.

P: no me puedo sacar el puñal…

T: ahora vas a mirar qué hacen contigo. ¿Te entierran?

P: me tiran por un barranco… están llenos de odio, me tiran con el puñal, lo tengo todavía.

T: antes de que te tiren por el barranco yo te voy a sacar el puñal. Cuento tres y te saco el puñal y cuando te lo saque desaparecen todas estas sensaciones para siempre… 1, 2 y 3… el puñal se salió… ese cuerpo se murió y con ese cuerpo se murieron todas esas sensaciones. Ninguna de esas sensaciones te va a afectar más porque ya no te pertenecen. Contactá con ese cuerpo y sentí un color especial, un color de energía especial que te ayude a restaurar.

P: veo un color amarillo, ahora violeta, muy violeta.

T: la energía amarilla y violeta recorre todo tu cuerpo, vibra dentro de tí.

P: igual sigo sintiendo dolor…

T: el dolor se va a ir porque esas sensaciones ya no te pertenecen. Quiero que veas que ese cuerpo murió. Ahora vas a ver como la energía amarilla y violeta sutura la herida para que este cuerpo no sienta más sensaciones que no le pertenecen. Tu alma se eleva sobre ese cuerpo y lo mira…

P: estoy en el sol ahora…

T: ¿cerca tuyo hay seres de luz o guías a los que yo les pueda hablar?

P: hay mucha luz… veo algo pero no tiene figura humana, tiene ojos grandes, color verde.

T: ¿le puedo preguntar algo a ese ser de luz que te acompaña?

P: sí.

T: le quiero preguntar cuál era la lección que tenías que aprender en esa vida.

P: amar, me dice.

T: preguntale de qué te va a servir haber revivido lo que ocurrió en tu vida pasada.

P: a sanar y a amar… y a perdonar… tengo mucho que perdonar.

T: ¿cuál es el mensaje que te manda ese ser de tu vida pasada?

P: que aprenda a amar, que me conecte con el sol de forma pura, que no sacrifique a nadie por el sol, que deje que la energía del sol me guíe. Hay mucha energía en el sol, mi alma está en el sol.

T: muy bien. Ahora quiero que vayamos a otra vida en la que tengas que sanar. Voy a contar hasta tres y vas a una experiencia que tu alma necesita sanar. 1, 2, 3, ¿dónde estás?

P: no sé, me veo en el agua y en el cielo. Estoy brillando, brillo, tengo alas, estoy volando, estoy volando… me atacan dos seres oscuros, me chupan, me drenan toda la energía, me drenan toda la energía, me matan y me tiran al agua… algo me levanta…

T: ¿cuál es el momento más terrible de esa experiencia?

P: la sorpresa, estoy sorprendido…

T: ¿y cuando te sorprenden cuáles son tus reacciones?

P: me defiendo…

T: ¿y cuando te defendés cuáles son tus reacciones emocionales?

P: no tengo emociones…

T: ¿y qué pensás?

P: no pienso, me defiendo, les tiro luz, les arrojo luz y me tiran oscuridad, el cielo se vuelve gris, hay una tormenta, les tiro un rayo… me tiran un polvo negro, un polvo negro que me quita la luz y caigo al mar, caigo en la oscuridad… y viene un rayo, un canal de luz y me levanta y me lleva hasta el sol… pero tengo miedo que me sigan lastimando.

T: ¿y toda esa experiencia cómo te afecta en tu vida actual?

P: no me animo a brillar, no me animo a brillar, tengo miedo a que me ataquen, tengo miedo del mal, me tomaron desprevenido por confiar, no sabía que había tanta oscuridad, no sabía que había tanta oscuridad…

T: ¿de qué te va a servir haber revivido hoy esta experiencia?

P: a brillar, a brillar de luz, tengo que brillar de luz, tengo que brillar y estar prevenido, confiar en quien tenga que confiar, defenderme cuando me tengo que defender y brillar cuando tengo que brillar, brillar, brillar, tengo que darle brillo a los demás.

T: mirá bien, te elevas por el rayo de luz hasta el sol…

P: ellos me intentan perseguir, quieren matar mi alma, los dos seres oscuros quieren matar mi alma… y vienen ángeles a defenderme, me defienden, me defienden… tengo que confiar en el amor y en la luz, tengo que confiar en el que a todos nos creó… Recordar que la vida es el amor, recordar que la vida es el amor.

T: cuando estés en condiciones vamos a otra experiencia que tu alma necesite para sanar, para ser un ser de luz.

 

 

P: veo un dinosaurio, un dinosaurio comiendo… lo atacan, lo atacan…

T: ¿vos qué sos?

P: yo soy ese dinosaurio… me atacan, me ataca uno grande, varios, me atacan varios, me comen, me raspan, me destrozan, me destrozan, no me puedo defender, no puedo defenderme, nadie me ayuda… me muero, me muero…

T: ¿te moriste?

P: sí, me veo de arriba, veo cómo me comen.

T: ¿cuál es el momento más terrible?

P: el primer mordisco.

T: ¿y cuáles son tus reacciones físicas?

P: no sé, me siento indefenso, siento indefensión, siento indefensión, que nadie me ayuda… ¡Tengo que ayudar a los otros! Quería comer comida como todos los días y me mataron, me cazaron…

T: ¿de qué manera todo eso te afectó en la vida actual?

P: vivo defendido, vivo defendido, vivo defendido. No puedo vivir defendido. No puedo vivir todo el tiempo defendido. No puedo vivir todo el tiempo defendido.

T: voy a contar hasta tres y vas a estar un momento antes de esa escena mientras estás comiendo y vas a sentir los mordiscos y los ataques de los otros hasta la muerte. 1, 2, 3… ¿qué le pasa a tu cuerpo cuando lo mordisquean?

P: se desangra, se desangra, la piel se rompe, la carne se rompe…

T: ¿qué querés decirles?

P: hijos de puta, hijos de puta…

T: ¿qué más querés decirles?

P: no maten a los demás, no maten a los demás, no maten a los demás…

T: fijate bien que ese cuerpo murió…

P: sí, está ahí destrozado… tengo miedo por los otros… no puedo tener miedo por todo el mundo… hay ángeles que me están llevando al sol…

T: pero antes deciles algo a las almas que te mataron. ¿Te gustaría decirles algo?

P: que aprendan a amar, que hay luz, que encuentren la luz en su corazón, que no maten por matar, que no hace falta, no hace falta lastimarse así, no se lastimen, no se lastimen, se están lastimando, se están dejando llevar por la oscuridad, se están dejando llevar por la oscuridad… amen, amen, amen.

T: pensá en una luz que sane tu alma…

P: todas mis almas van al sol, todas…

T: ¿de qué te sirvió haber revivido hoy esa experiencia?

P: tengo que enseñar a amar, tengo que enseñar a amar, tengo que llevar luz, tengo que llevar luz, tengo que llevar luz, tengo que ayudar a encontrar la luz, nos estamos preparando para eso, para llevar la luz a los demás, hacer vibrar a los demás de luz, tengo que hacer vibrar a los demás desde la luz, tienen que brillar, tienen que amar, tiene que adorar cada instante de vida, cada momento lleno de amor…

T: muy bien, ¿quieres ir a una nueva experiencia que te ayude a sanar?

P: veo a un niño en el campo, corriendo, se llama Nahuel, está corriendo, ve un conejo y lo corre, lo corre por diversión… Tiene cinco o seis años, está alegre, radiante… algo oscuro viene… siento a las tinieblas que vienen, oscuridad, sombras, viene volando una sombra, viene volando una sombra, me atrapa, me lleva, me lleva…

T: ¿a dónde te lleva?

P: cuevas, cuevas oscuras, llenas de lava, hay terror, hay sollozos, mucha gente llorando, hay miedo, hay pánico, pánico en el aire, pánico, pánico, pánico, todo pánico, la gente tiene miedo…

T: ¿qué hace Nahuel?

P: Nahuel se abraza, se abraza a sí mismo, no cree lo que está pasando, veo seres oscuros con fuego en los ojos, con fuegos en los ojos… y hachas, cortan las cabezas, se comen las tripas, se comen las tripas de la gente, se los comen a todos, les quieren sacar el alma a todos. A mí me apoyan en una mesa de piedra… me cortan el cuello, me chupan la sangre, me queda un pedacito de la cabeza agarrado del cuerpo y me chupan, me chupan, me quieren chupar… ¡Llega la luz y me salva, llega la luz y me salva! Me salva la luz, me lleva al sol… pero quiero llevar a los demás y no puedo… mi cuerpo queda ahí…

T: ¿cuál es el momento más terrible de esa escena?

P: no poder llevar a todos, quiero salvarlos, quiero salvarlos, siento impotencia, le pido a la luz que me deje, quiero que no me lleve para salvarlos, tengo que salvarlos, está mi hermano, hay un hermano mío ahí, no puedo salvarlo. Tengo miedo de no ayudar a los otros. Los tengo que sacar del mal, los tengo que sacar del mal, ¡los están matando! ¡Les están chupando la sangre! Le pido a dios que me deje bajar…

T: ¿cuál es la lección que tenía que aprender Nahuel en esa vida?

P: tiene que aprender a ser feliz y no estar pendiente de los otros.

T: ¿de qué te sirve hoy haber revivido la vida de Nahuel?

P: a perdonarme, a no estar pendiente de los demás, no hace falta estar pendiente de los demás, tengo que estar pendiente de la luz, de la luz.

T: ¿qué mensaje te manda Nahuel?

P: que ayude con moderación, no puedo ayudar a todos, eso no lo he aprendido en miles de años… no puedo ayudar a todos a la vez… no todos pueden llegar a la luz al mismo momento, tengo que llevar la luz de a poco…

T: ¿el alma de Nahuel quiere decirle algo a todos esos seres?

P: que hay que luchar contra la oscuridad, no hay que dejar que se expanda…

T: ¿y a esos seres oscuros le quiere decir algo Nahuel?

P: no se le puede hablar a la oscuridad, la oscuridad lleva mucho mal… no son como los dinosaurios que necesitaban comer, son seres muy oscuros, muy antiguos, viven del mal…

T: el alma de Nahuel está en el sol. Se fue a la luz…

P: quiere bajar igual, quiere ayudar, quiere combatir… estoy vibrando de luz…

T: sería importante en este momento empezar a cerrar lo que hemos trabajado…

P: no estoy solo, soy el mundo, el mundo está en mí, yo soy todos…

T: vamos a armonizar todas esas experiencias…

P: estoy flotando en el universo, en una cápsula violeta y un cordón umbilical me ata con el sol, me une al sol y brillo, mi padre es el sol, dios es el sol…

T: ahora, mientras brillás, comprendés que ya no es necesario vivir defendiéndose ni preocupándose por todo el mundo, eso fue parte de vidas pasadas, simplemente hay que crecer en el amor, enseñar a amar, seguir amando, saber que todas las experiencias terminan en el sol y que cada uno tiene que brillar por sí mismo. De ahora en más nada va a ser igual. Hoy tus lecciones han sido muy importantes. Y sabes que tienes un cordón umbilical que te ata al sol. Tú eres un ser de luz y siempre irás a la luz, al sol, fuente de toda energía. La luz está en ti. Contactá con esta nueva vibración y contactá que tu alma hoy ha sanado de experiencias dolorosas. Vos sos luz y podés hacer brillar a otros… Mientras sentís esta nueva vibración yo voy a ir contando de 10 a 5 y luego de 5 a 1 para volver al día de hoy, a este lunes… 10, 9, 8, 7, 6, 5, cuando llegue al 1 vas a abrir los ojos sintiéndote bien,en paz, en calma, 5, 4, 3, 2, 1…

 

Esperemos que esta sesión de terapia de vidas pasadas les brinde una nueva información acerca de la sanación del alma y del sentido de la vida.

Como dijo el paciente, ¡a brillar con nuestra propia luz!

 

 

Compartir SaludShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *