¿Por qué las mujeres japonesas viven más tiempo?

Hay una pregunta que muchos investigadores de la salud se hacen de forma recurrente: ¿por qué las mujeres japonesas viven más tiempo que el resto de las mujeres? ¿Por qué la cultura de Japón es en cierta medida la que alcanza los mejores índices de longevidad?

En una cultura que tiene un fuerte componente machista y donde la presión y el honor son propios del Japón, la mujer oriental ha logrado romper los moldes estadísticos de la longevidad de una manera que podría sorprender.

En el caso de las mujeres japonesas nacen con un promedio de edad de 87 años, muy por encima del norteamericano que ronda los 81 años.

¿Habría una explicación lógica para comprender por qué las mujeres japoneses logran ser más longevas?

La respuesta a esa interrogante es sí. En ese caso la alimentación es clave para ensayar una respuesta posible a la mayor expectativa de vida que presentan en Japón las mujeres.

Además no podemos despojarnos de la zona geográfica, ya que las mujeres de Singapur están bien ubicadas en el ranking de edad con 85 años de promedio, seguidas de cerca por las mujeres coreanas con 84 años.

Es decir que existe algún componente de la cultura oriental que permite alcanzar una edad más avanzada en las mujeres. Y no solo más avanzada, también más sana, ya que los índices de salud son excelentes.

Según la Organización Mundial de la Salud las mujeres en Japón pueden vivir 75 años sin que sus capacidades se deterioren y estando totalmente sanas. Pensemos también que las japonesas no tienden a tener sobrepeso y generalmente son flacas. No es un dato menor si tomamos lo comparamos con las mujeres uruguayas. Si bien las mujeres en Uruguay tienen un buen promedio de vida, sus capacidades se deterioran antes de los 75 años y su colesterol y sobrepeso tienden a subir con los años.

La dieta japonesa es clave para la longevidad

La dieta japonesa es clave para la longevidad

Dijimos que la alimentación es un factor clave para entender la longevidad de las mujeres japonesas. Relativamente con exactitud todos manejamos la misma información sobre los alimentos que consumen en Japón: pescados, algas, y verduras. Sin dudas una dieta más que saludable para la que estamos acostumbrados en Occidente.

Pero hay otro dato que tenemos que tener muy presente. Más allá de lo que consumen, es importante ahondar en lo que No ingieren. Según la profesora Evelyn Navarro las mujeres en Japón «no consumen ningún derivado de la leche… Los lácteos no están dentro de su dieta», concluye.

Hemos advertido en otra publicación sobre los peligros de los lácteos animales y de alguna manera las estadísticas mundiales en salud avalan lo que venimos sosteniendo sobre el consumo diario de los productos de la vaca. El cuerpo humano no es capaz de asimilar por completo los nutrientes y componentes diseñados para el consumo de un animal que va a pesar 500 kilos.

Seguir una dieta en base a pescados y frutos del mar, junto a legumbres, verduras y frutas puede otorgarnos en el largo plazo una salud distinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *